El snowboard es uno de los deportes de mayor crecimiento, y una de las modalidades deportivas de más reciente incorporación a los Juegos Olímpicos de Invierno. La primera competición oficial de snowboard se llevó a cabo en Colorado (EE.UU.) en 1981. Las pruebas de snowboard halfpipe y slalom gigante individuales se introdujeron en los Juegos de Invierno de Nagano (Japón), en 1998. El slalom gigante paralelo sustituyó al slalom gigante individual en los Juegos de Salt Lake City de 2002 y el snowboard cross se introdujo en 2006, los Juegos Olímpicos de Invierno de Turín (Italia). En los últimos Juegos de Invierno de Sochi 2014 en Rusia se incorporó la disciplina del snowboard slopestyle.

Dinámica de la competición

El snowboard es una modalidad que consiste en bajar por una superficie nevada con una tabla de snowboard. Los objetivos son diferentes según el tipo de prueba. En algunas de ellas la clave es bajar en el menor tiempo posible siguiendo un trazado marcado por puertas, también hay donde se deben superar trazados con diferentes módulos o en otras ocasiones se han de realizar trucos para conseguir la mejor puntuación.

Disciplinas

  • Snowboard Cross

    Los corredores hacen una salida conjunta en grupos de cuatro o seis, dependiendo de la carrera, superando curvas, saltos, dubbies y puertas obligatorias con el objetivo de llegar el primero a meta. Se trata de un sistema de rondas eliminatorias hasta llegar a la final.

    Requerimientos técnicos específicos

    La pista debe tener un desnivel vertical de entre 100 m y 240 m, una longitud comprendida entre los 500 m y los 900 m, una anchura de un mínimo de 40 m y una pendiente óptima entre los 14 º y los 18 º.

  • Snowboard Halfpipe

    Esta disciplina olímpica consiste en bajar por una pista en forma de semi tubo, despegando de un lado a otro y realizando una serie de saltos, maniobras y trucos que serán juzgados según la ejecución y el grado de dificultad. De la puntuación total designada por los jueces a cada competidor sale el ganador de la prueba.

    Requerimientos técnicos específicos

    El tubo del halfpipe debe tener una inclinación entre los 15 º y los 20 º. Los expertos recomiendan construirlo con una inclinación de 18 º. La longitud del tubo debe ser entre 100 m y 120 m, y la anchura de la pista debe ir de los 13 m a los 17 m. El desnivel del halfpipe debe estar entre los 24,20 m y los 43,26 m siendo óptima la cifra de 33 m.

  • Snowboard Slopestyle

    Radica en bajar por una pista diseñada especialmente que incluye diferentes saltos y módulos que exigen gran adaptabilidad a los snowboarders, donde el objetivo es realizar los trucos más difíciles. Lo que lo diferencia de las pruebas de velocidad es que no hay tiempo a batir, sino que el deportista con la mejor puntuación obtenida se proclama campeón de la prueba.

    Requerimientos técnicos específicos

    La pista de slopestyle debe tener una pendiente alrededor de los 12 º, una anchura de un mínimo de 30 m y un desnivel vertical de entre 100 m y 200 m.

    La zona de salida debe ser lo suficientemente amplia y plana para permitir una superficie adecuada para la preparación de los competidores. Además, los entrenadores, el personal y los equipos de comunicación deben poder trabajar con unas condiciones óptimas. La llegada se debe diseñar dejando espacio suficiente para frenar, y todo el recorrido de la pista debe ser visible para garantizar una visualización total del terreno por parte de los jueces.

  • Slalom Paralelo

    Es una prueba muy parecida a la del slalom gigante paralelo con la única diferencia de que en este caso, la disciplina con la que se compite es el slalom. La distancia entre las puertas trazadas simétricamente es menor, lo que conlleva un mayor número de curvas y un trazado más cerrado. El ganador de esta disciplina se decide siguiendo el mismo método de superación de rondas que el slalom gigante paralelo.

    Requerimientos técnicos específicos

    Los requerimientos técnicos de la pista son los mismos que el slalon gigante paralelo.

  • Ski Slopestyle

    El slopestyle es una disciplina donde se baja por una pista que incluye diferentes saltos y módulos que exigen gran adaptabilidad de los snowboarders, donde el objetivo es realizar los trucos más difíciles. Lo que lo diferencia de las otras pruebas es que no hay tiempo a batir, sino que el deportista con la mejor puntuación obtenida se proclama campeón de la prueba. Gana el esquiador con la mejor puntuación obtenida.

    Requerimientos técnicos específicos

    La pendiente media de una pista de esquí slopestyle debe ser de aproximadamente 12 grados y debe ser regular, sin muchas variaciones. La pista debe tener un mínimo de 30 m de ancho y la longitud debe ser entre 100 m y 200 m.

    La pista debe contener como mínimo tres obstáculos, ya sean saltos, cajas, vallas... La distancia entre estos elementos debe permitir una transición suave para enlazar correctamente un obstáculo con el otro. El recorrido debe estar diseñado de manera que como mínimo se tarde 20 segundos en llegar al final, superando todos los obstáculos.

    La zona de salida debe ser suficientemente plana y ancha para permitir que los competidores se preparen para la competición, y también para garantizar el trabajo de los entrenadores, personal y medios de comunicación. Toda la pista debe ser visible por los jueces.