Mejoras de línea con referencias en trazados de esquí alpino


La línea, es decir, el recorrido por el que realmente pasa el esquiador sobre la nieve, obviamente en función del trazado, es uno de los aspectos más importante para que el rendimiento sea óptimo.

Mediante referencias, podemos orientar enormemente al esquiador, para que su recorrido sea lo más eficiente posible.

Las referencias suelen ser escobillas (también llamados plumeros), pero también nos podría servir algún tipo de marcaje de color sobre la nieve, siempre que no sea peligroso si se “pisa” con los esquís.

Destacamos las siguientes opciones, en función de la falta que se quiera corregir:

– Para líneas muy separadas del palo, es muy común que ocurra por “miedo” a impactar con el palo de GS, especialmente en jóvenes. Colocaríamos la escobilla sustituyendo al palo más cercano al paso de la curva, así conseguiríamos una línea más cercana. Tras algunas bajadas, recolocamos el palo largo, intentando mantener la línea trazada con la escobilla.

– Para líneas directas, donde se esquía muy directo al palo y por consiguiente se va siempre frenando, se pone una referencia varios metros por encima del palo (la distancia dependerá de la disciplina y el marcaje); se debe pasar por encima, para que la curva sea más alta, realizada por encima del palo. Así se hará mucho más eficiente.

– Para líneas donde la curva se alarga demasiado. Se pone la referencia debajo del palo y en dirección al siguiente. Se bebe pasar por encima, así se exige que la curva se acorte e la parte final, teniendo más posibilidad de preparar con más espacio la siguiente curva.

– En muchas ocasiones se combinan las dos anteriores, ya que es un problema común el hacer la línea directa con una curva larga por debajo del palo.

– Otro punto interesante de colocar una referencia de paso es en la mitad de la distancia entre los palos o puertas. Es decir, que si por ejemplo las puertas de un GS están a 24 metros, se colocaría la referencia a 12m de cada puerta. Ésta se pasaría por encima.

– Para líneas exageradamente altas, realizadas muy por encima del palo, podríamos la referencia por encima del palo, pero se pasaría por debajo de la misma, lo que hace que se realice menos recorrido y sea más eficiente.

– En general, con referencias podemos jugar marcando el punto de paso que nos interese para que el rendimiento en el trazado sea óptimo.

Autor: Francisco Alegre, Técnico RFEDI delegado en CETDI Aragón.

Crédito de fotos: Oriol Molas y Javier Montes.

Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *